Alaverdoba

— el festival del vino monástico

El monasterio de Alaverdi

Alaverdi MonasteryHay lugares en la tierra que expresan la esencia del nuestro ser. Uno de estos lugares es el espacio Alaverdi, donde nos espera un evento exclusivo: “Alaverdoba”.

La fiesta de la fertilidad “Alaverdoba”, el Año Nuevo de Kajetia, está históricamente relacionada con el monasterio de Alaverdi. El monasterio antiguo nos revela la tradición ortodoxa de Georgia mostrándonos también la historia milenaria de la producción de vino en la región de Kajetia. Es un centro cultural importante de la elaboración del vino para el mundo, pero además es el monumento más antiguo no sólo de la cultura religiosa, sino que también vinática.

En Alaverdi de manera extraordinaria se mezclan el servicio ortodoxo y la tradición de la producción georgiana clásica de vino. Hoy en día, solo cuatro monjes cumplen con los asuntos administrativos del monasterio. Ellos sirven a Dios, cultivan los viñedos y trabajan para la bodega. “Con amor y con la ayuda del Dios”, es lo que dicen los hermanos del templo de Alaverdi.

Historia del monasterio

En la Tierra hay lugares que expresan poder y fuerza, enormes done uno se siente despierto, sublime y vivo. Kajetia llegó a ser una de estas zonas exclusivas en la tierra de Georgia donde más destaca el poderoso valle de Alazani.

El valle de Alazani es una creación hermosa de la naturaleza. Se extiende a unos 150 kilómetros por el río Alazani. Aquí el clima es muy suave y salubre. La cordillera del Cáucaso principal protege esta zona de los vientos del norte y de los fríos. Precisamente en esta región están situados gran parte de los lugares relacionados con la espiritualidad, la fe, el servicio y la purificación.

Alaverdi_MonasteryEl monasterio de Alaverdi se convirtió en centro de la diócesis a los principios del siglo XI, cuando el rey de Kajetia Kvirike III el Grande (durante cuyo reinado Kajetia llegó a su apogeo), cuando se construyó la catedral de piedra de San Jorge, una catedral de impresionante majestuosidad y belleza, siendo durante siglos el templo más alto en Georgia. La catedral reemplazó a una construcción de madera erigida de San José de Alaverdi, uno de los doce asirios legendarios que llegaron a la tierra de Georgia en siglo VI para difundir la Palabra de Dios.

Durante su larga historia la catedral pasó por muchos acontecimientos: correrías y conquistas, terremotos y destrucciones. Pero como Fénix cada vez se sacudía del polvo y revivió de nuevo. El monasterio Alaverdi siempre jugó un papel principal en la historia de Georgia. De esto nos cuenta el hecho de que hasta el siglo XIII, el jerarca de la catedral estuvo a la cabeza de toda la Iglesia de Kajetia y sin su consejo el rey de Kajetia no tomaba ni una sola decisión principal política, militar o social.

En los siglos XVI—XVIII aquí se escribieron y reescribieron los libros de los autores y calígrafos georgianos famosos, teniendo una amplia biblioteca con manuscritos. En los siglos XVII—XVIII Alaverdi fue un convento donde se conferían tonsuras y unas representantes de la familia real se convirtieron en monjas. En el año 1828, después de la adhesión de Georgia a Rusia, se abole la autocefalía de la Iglesia de Georgia y la diócesis de Alaverdi se suprime.

El renacimiento de Alaverdi se inicia en los años noventa del siglo XX gracias a la hazaña de unos pocos monjes encabezados por el Monseñor David. Hoy en día, es un monasterio para hombres, un entero complejo compuesto del templo del San Jorge, un comedor del siglo XVI, campanario, palacio del obispo, edificios residenciales, la famosa bodega (marani) y viñedos. En este magnífico lugar sigue conservada la arquitectura original, los frescos y la atmósfera del espacio de la catedral.

La catedral de San Jorge

Esta catedral es un verdadero reflejo de la tranquilidad y la grandeza de estos lugares. Construido en el lejano siglo XI, hasta hoy en día sigue impresionando a la gente con la armonía de sus proporciones verificadas. Toda su estructura hasta las cúpulas, se erige como tocando al cielo.

Sus paredes no están cubiertas, por lo que resulta fácil estudiar las características de su construcción y arquitectura. Tiene conservados muchos frescos quedados de varios siglos, unos de los que nunca fueron estucados siendo, de esta manera, de varias capas. El altar guarda las imágenes de la Virgen y San Juan Bautista. En las paredes del tempo se pueden ver las representaciones de los padres espirituales, los apóstoles y las escrituras en el idioma antiguo georgiano.

La sensación de la presencia de historia milenaria, las huellas de los trabajos de la gente que viven en este lugar, la atmósfera extraña como si el tiempo se hubiera detenido aquí, todo esto te hace experimentar una vivencia verdaderamente profunda. En la actualidad, la catedral de San José está propuesta para su inclusión en la lista como un patrimonio mundial de la UNESCO.

Alaverdi Village, Kakheti
Tel: +995 (0)5 5150 4774

© Alaverdoba, 2018. Просмотров: 228

Яндекс.Метрика