Alaverdoba

— el festival del vino monástico

Vinos de Alaverdi

 Alaverdoba — Monastery wines festival: alaverdi sosud kveriGeo-tierra. Georgia es un espacio que nutre y llena como un rayo del sol. El monasterio de Alaverdi es una creación divina, donde la gente puede sumergirse en los procesos que están vivos en este lugar y volver a la fuente, el sentido de la existencia, donde se forma el misterio, sintiendo el milagro real. Y vemos este milagro en el sudor sobre las caras del Monseñor David, el padre Gerasim y el Padre José quienes con su trabajo nos muestran el fenómeno de la esencia que da la vida.

El monasterio de Alaverdi nos revela el verdadero prodigio en la forma de elixires que, en su sentido convencional, será difícil llamar vino. Es un néctar sutil y divino.

La agricultura nos enseña la resignación y la confianza. Al cultivar la tierra, seguimos la voluntad del Cielo, el mandato de Dios. Esto no es un hilo imaginario, es una cuerda que nos une con el Cielo. Alaverdi es un lugar donde podemos borrar el tiempo, donde está situado el camino pavimentado hacia la verdad, que vivió miles de años y sigue viviendo hasta hoy en día. Es un lugar que borra la historia y el límite, donde podemos experimentar la historia de los tiempos pasados.

alaverdi-sosud1

alaverdi-sosud2El vino elaborado en el vaso de barro llamado Kvevri llena de felicidad el alma de la gente. El vino, que es más de un vino, posee un poder. Es un producto donde la gente invirtió su alma. El monasterio de Alaverdi es un espacio sagrado en el que, de hecho, está la vid de la que nace el vino.

Y no es de extrañar que el vino de Alaverdi siga teniendo el mismo sabor que miles de años atrás. Tenemos la posibilidad única de sumergirnos en los tiempos cuando el vino era un misterio. Ningún otro tipo de vino puede ser igual que lo fue nueve siglos atrás. Para recrear estas condiciones, es necesario un todo laboratorio que de hecho es el monasterio de Alaverdi. La eternidad está presente en ese lugar donde el tiempo se transforma y, en consecuencia, cambian también las leyes del acto.

Sobre todo, cabe destacar el vino blanco que es el poseedor de una fuerza excepcional. Con todo el respeto a los vinos buenos y grandes, encontrar tal fuerza y sabor en un vino es posible sólo en ese lugar. Y aun encontrando miles de explicaciones racionales de cómo y a qué se debe este hecho, no se puede prescindir de un milagro divino para su realización. Y hablando de milagros, es obligatorio mencionar el Rkatsiteli, el vino blanco de color de oro y el sabor suave divino. ¡Es difícil incluso imaginarse cómo es posible crear tal vino! Todos los vinos blancos del monasterio tienen alma, están en desarrollo, tienen fuerza y crecen. Si uno quiere descubrir el código del vino, el vino no simplemente como un producto, sino como una fórmula de ADN, que abre la fuerza del espacio, debe gustar el misterio de Alaverdi.

Vinos de Alaverdi

Vinos de Alaverdi

© Alaverdoba, 2018. Просмотров: 164

Яндекс.Метрика